Nos dejó la querida Yolandita Ruiz

Se despidió de esta vida con muchos amigos y muchísimos recuerdos de su nivel actoral. Desde Madrid llegó la noticia.

Se despide una estrella muy querida

Muy destacada en la televisión sobre todo de los años 70 y 80, Yolandita Ruiz tuvo una labor en la pantalla cubana que muchos recuerdan.

Telenovelas y también series humorísticas como la popularísma “Gracias Doctor”. También hizo aparición en películas de culto como “Retrato de Teresa” y “Madagascar”

Trabajar en “Juan Quin Quin” un clásico cubano, significó un vuelco en su carrera, ya que solo se desempeñaba en roles de princesas.

Tuvo, además, amplia participación en el teatro. En los 80 actuó en varias temporadas de “Una casa colonial”, obra que se presentó en el Teatro Nacional de Cuba.

Fue en los años 90 cuando viajó a Italia donde impartió cursos de fonética española. Después residió en Venezuela, donde fue profesora del Centro de Formación del Artista Integral de Caracas. En 2005 llegó a España, trabajando como directora y profesora de actuación.

Esto dijo el hijo de Susana Pérez

Roberto Octavio Álvarez Pérez, en su cuenta de Facebook

“Fui afortunado, la tuve muy cerca mucho tiempo y la miraba y la soñaba y la quería. Luego fui su amigo y hoy me entero de su partida. Te quiero Yola. Te quise mucho y te querré siempre. Un beso inmenso y pon un poco de alegría allá arriba porque esto aquí abajo se queda desolado sin ti”

Yolanda es un referente imprescindible en el imaginario que se tiene de la gran dama joven de la televisión cubana.

Yolandita Ruiz impartió clases en la Asociación Cultural Abierto por Obras, con la que presentó sus montajes en varias instituciones de Madrid.

Así dijo ella misma una vez

cuando le preguntaron de su vida como emigrante

“Uno siempre está empezando y en esta carrera mucho más. Recuerdo que cuando me llamaron para la serie Juan Quinquín (1981) interpreté un personaje muy cubano, algo nuevo para mí”.

Ruiz tampoco extraña la fama de entonces, cuando la gente la reconocía en la calle y la llamaba Asia, como el personaje de la telenovela “El alma encantada” (1976) o “Ramona” (1978) aquella india que conquistó a la teleaudiencia.

Ella dijo acerca de la fama

“Es algo muy hermoso para quien la haya experimentado. Es algo a lo que uno se acostumbra y se convierte en parte de tu vida. Sin embargo, con los años los intereses van cambiando, y llega un momento en que deja de ser tan importante. Ahora me interesa más que sepan que estoy dando lo mejor en el escenario”.  

Lea esto

El dia que se cayó en Cuba un avión caza MiG-21

Interesante

¡Me dieron una bicicleta en el centro de trabajo!

¡Dime algo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *