La plata que se gasta cuando uno va pa’ Cuba

Lo único que se te llena de a gratis es la mente con mil preocupaciones y el corazón con un millón de emociones.

Imagen relacionada

En cuanto al dinero… uno se rompe el corojo para que el ahorro sea lo más alto posible porque no es poco lo que hay que gastar.

Plata pa’ comprar pacotilla

Un listado enorme tiene en cuenta la docena de calzoncillos… la docena de medias… la docena de blumeres y ajustadores.

La lista va creciendo cada día y parece que uno no va a parar de comprar.

Lo hermosos es que cuando uno va pa’ Cuba quiere llevarlo todo pero hay que tener en cuenta que los kilogramos extras tienen su altísimo precio.

Resultado de imagen para aeropuerto cubano

¡Y lo rápido que se deshace el maletín! Uno se pasa meses llevando el equipaje que en un dos por tres se hace sal y agua en la repartidera.

Dineral para el pasaje de ida y vuelta

Dicen por ahí que los cubanos tenemos un secreto para conseguir pasajes baratos. ¡Eso puede ser verdad, y puede ser un tupe más grande que el capitolio!

También se aconseja que cuando uno está lejos lo más aconsejable es tener asegurado el dinero del pasaje porque Caballero nadie sabe lo que puede suceder, para bien o para mal.

El caso es que las aerolíneas que vuelan a la isla se zumban y se mandan con el costo de los pasajes.

Por suerte hay temporadas que dan un bofetón más suave a la hora de comprar el billete de avión, pero de todas maneras es un dineral.

Un billetico pa’ los trapos de uno

Resultado de imagen para aduana cubana

Porque no hay que exagerar… si uno va a Cuba por lo menos tiene que tener un poquito de estilo.

Al final la ropa que te compres a lo mejor se queda en la isla, o no, pero siempre hay que distinguirse.

Las chancleticas perras, los shorts de onda para que la gente te respete porque ¡uno está A-Fuera! La economía hay que estirarla para que las mudas de ropa que nos vamos a poner tengan ese caché que merece tanto gasto.

Resultado de imagen para pasaje a cuba

Comprando en Cuba, todito

¡Allá hay que comprar bastante! eso es una tradición. Desde que uno llega lo llevan por el pelo para la tienda a comprar lo que hace falta.

Primero hay que asegurar los víveres de casa, después hay que dejar unos pesos convertibles para comparar lo que no pudo ser llevado desde A-fuera y después hay que pagar por cositas que siempre hacen falta.

¡Y el bolsillo secándose cada vez más!  

Llegando a Cuba llenos, y regresando vacíos

Economía para disfrutar

¡Mi gente hay que considerar la lejanía! Así que lo mejor es asegurar la plata porque hay que disfrutar un viaje a la playa con la familia, una salida a comer con los amigos y no puede faltar una compra especial para hacer una comida de caché en la casa para que coma to’ el mundo que asome la gorra.

Resultado de imagen para cubanos playa

Un dinero para nuestro divertimento está más que bien merecido después de tanta cargadera y tango gasto.

La Plata pa’ dejar y ayudar

Es cuestión sobre todo de corazón y para eso hay que recortar todos los otros gastos. A la vesina que te vio crecer o ha sido la amiga incondicional hasta que te fuiste, ¡le tienes que dar 10 cuc!

Resultado de imagen para cubanos a pie

A tu primita que está en la universidad, a tus abuelos… y claro, a mamá y papá hay que dejarle un dinerito que le quede en el bolsillo para seguir la vida.

Y llegó la hora de regresar, pero el bolsillo no nos deja caminar porque es tanto el tembleque que lleva que da deseos de ponerse a dar grito. Pero na’… no hay miedo… lo que hay es unos deseos tremendos de volver a la amada isla que nos deja peladitos.

Ahora bien… esto se va a poner bueno…

Hay una teoría cubana que da bastante risa y que es de las cosas más ciertas que la “guataca” puede escuchar:

¡los cubanos están locos por salir de Cuba para regresar cargados de cosa para la familia!

Así es, y no solo para la familia, sino también para los amigos, los compañeros, los vecinos y para todo el que necesite algo y esté a nuestro alcance llevárselo desde afuera.

Porque el cubano es solidario hasta con el que le ha hecho un mal pero un día la cosa cambia y pasa a ser necesitado… ¡hasta ellos, pa’ que sepas!

Resultado de imagen para cubanos a pie

Por fin ¿qué me trajiste?

La frase de una persona cuando alguien ha llegado, parte el alma, da deseos de llorar y conmueve a medio mundo…¿qué me trajiste?

Más que cualquier estado de necesidad, esa frase que pregunta esperanzado por un regalo tiene mucho de emoción y de agradecimiento.

Si, es verdad que aveces menosprecian el regalo si no es caro, o en especial si no es de marca, pero bueno, qué se le va a hacer, es Cuba… es lo que hace el cubano.

Pero siempre hay un momento especial de conexión cuando te dan un beso, un abrazo y tu le das un jaboncito, y un blumer o un calzoncillito…

y te dice ¡Alabaooo que cosa más grande, gracias! aunque por detrás digan para adentro ¡pero esta es la clase basurona que me trajo!

Voy pa’ dónde está mi gente

Cuando una va’ Cuba se gasta una plata encendía, porque varias cosas que hay que garantizar. Primero lo que compras para llevarle a la gente que te va a pregunta

¿qué me trajiste? segundo la platica pa’ la ropa nueva que vas a llevar porque no hay que exagerar.

Imagen relacionada

Tercero está la plata pa’ comprar las cosas de consumo en Cuba y cuarto el dinero que te gastas en el viaje y la estancia. Hay que dejar un buen “menudito” para dejar cuando uno regrese.

Pero toda esa gastadera de dinero al cubano le encanta. Todo el cubano que viaja es un especulador feliz porque a su regreso lleva de todo a Cuba y con esa meta no puede ni la Aduana.

Lo más lindo es cuando uno está lejos haciendo compras y compras y más compras… la gente en Cuba no se imagina la cantidad de veces que uno sueña con cada cosita que compra…

los zapaticos de Mayelín, el short de Gustavo, el vestido de Yadira, el par de botas de Ernesto y también la tarjeta micro SD de Mariela…

¡no se puede quedar la gorra de Juancho y cuidadito con dejar sobre la cama las gafas de Manuel…

ahí está listo el vestido de los Quince de Yaquelín que es la primera qué te pregunta, cuando aún están adentro cogiendo la maleta ¿Oye mi chino qué me trajiste? ¡Y no me digas que el vestido y ya que te voy a partir pa’ arriba ahora mismo!

Lea esto

SE BUSCA desesperadamente a joven cubano desaparecido en Sudamérica

Interesante

Ya viene el fin de año como Juan que se mata

¡Dime algo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *