10 cosas a las que el cubano le tiene tremendo MIEDO

¡Un momento mi gente, vamos a analizar un tema!

Si el cubano le pone el pecho a todo, si se lanza a nadar aunque hayan tiburones o camina la selva aunque hayan serpientes, si el cubano vio muñequitos rusos y le pone forro bonito a la libreta de comida, entonces ¿de qué pendejitis estamos hablando?

Yo me río de to’ eto

Bueno, los de la isla tenemos humanidad, y somos de carne y hueso… es verdad, algunos más hueso que carne, así que, cualquiera tiene su tembleque.

De todas maneras estas cosas a las que el cubano le tiene su respeto y a veces su buen terror, son cosas de la vida cotidiana, que a lo mejor a los que somos de la isla caribeña se nos hace más dificil enfrentarla.

A estas cosas le tienen miedo todos los cubanos, de verdad, todos los cubanos

1. Que te peguen los tarros

El terror de los hombres cubanos, si señor, pero también de las mujeres… pero nadie me va a porfiar que a los tarros le tienen más respeto los hombres de la isla. ¡Eso es un dechabe caballero!

Nadie quiere ser un tarrú, y lo que más miedo da es serlo de manera consciente. ¡Cállate que ahí viene el vena’o! claro que no mi gente, en ese drama no quiere caer nadie.

¡So Tarrú!

Un cuento dice que un alien llegó a Cuba, y tenía una antenita en la cabeza, y cuando le preguntaron dijo que con esa antenita, se enteraba de todo antes que nadie más… y el cubano le dijo… “Aquí en Cuba el que lleva “la antenita” es el último en enterarse”

2. Que se vaya la luz antes de la novela

¡Ya va a empezar la… ay coño se fue la luz!

Taquicardia, sudoración, infarto y si sucede ¡un poco de malas palabras por la boca pa’ afuera! Porque a mi nadie me va a porfiar… la telenovela es lo que le pone el dulzor a la noche televisiva cubana.

La extranjera se le va por encima a la cubana, así que si quitan el fluido eléctrico antes de que empiece, pues a todo el mundo le da un soponcio.

Da pavor saber que existe la mínima posibilidad de que antes del capítulo nos quedemos sin corriente. Y no importa que repitan el capítulo… ¡estreno es estreno, no me jorobe!

3. Perder en la pelota

¡Campeón!

Mi equipo, el tuyo, el de los demás, tienen que ganar sí o sí. Es verdad que nunca queremos que nuestra selección beisbolera pierda en el campeonato y es tan fuerte la celebración por ganar, que aún pasan dos o tres años y seguimos ahí, celebrando “aquel triunfo glorioso”

Los eternos perdedores de la pelota cubana han tenido la emoción de apoyar a otro equipo, más campeón, y por tanto han modificado ese miedo.

¡Qué flojera más grande! en ese último inning cuando la cosa está enredá pa’ llegar al home y anotar.

4. Ser deportado

¡Pa’ atrá nooooooo!

Pareciera que este es un miedo nacional más nuevecito, pero ni tanto, lo que pasa es que no era tan masivo en décadas anteriores. Hay una frase que se hizo viral, de aquel cubano, que al ser deportado desde México, dijo: ¡Dame un tiro en la cabeza pero no me mandes pa’ Cuba!

Claro, ahí el dramatismo fue más cubano que la mismísima Palma Real, porque no hay que exagerar. Pero esa frase resume ese miedo a ser devuelto a la isla.

5. Ir a Cuba y no poder salir más

¿Te quedaste?

¡Candela! La verdad a to’ el mundo le gusta ir de pachanga a Cuba sentirse cubanísimo y abrazar a la familia, pero tener seguro el pasaje de regreso ¡Pa’ atrá!

Claro hay casos ahora que se ven de gente que se repatria, pero la gran mayoría no tiene esos planes. La gente dicen que sufren determinados síntomas cuando esstan en laisla y por una u otra situación no pueden regresar al país de donde vinieron.

¿Será tan terrible de verdad?

6. Que te maten en otro país

¡Lo partieron asere!

Vamos a dejarnos de cuento… en Cuba, salvo algunos incidentes más o menos preocupantes, la pachanga es buena porque sabes que no tienes la vida en un hilo como en otros países.

El Cubano se acostumbra a esa certeza de seguridad… por eso, cuando m,uchos cubanos salen de Cuba, tienen ese “miedito” de que le vayan a secuestrar o a sacar una pistola y ahí mismo se le joda la existencia.

Es serio, muy serio… cuando se sale a un país desconocido, donde la criminalidad y la violencia es altísima, un cubano siente miedo de perder su vida.

Prueba firme: las noticias de muertes de cubanos en el mundo son las más leídas y lamentadas, dentro y fuera de la isla.

7. Brujería

Madrina quítame esta sal de encima

¡Echa pa’ allá, solavaya la lechuza tuerta!

No, miedo no, se te hace sal y agua la poca valentía que te queda cuando te dicen que te “echaron bilongo”. Los cubanos le tienen un respeto especial a los asuntos de la espiritualidad, al tabaco y la miel.

Porque si te van pa’ arriba aunque sea tu escapas con una bofetá, pero ¿a la brujería quien le da una galleta? ¡nadie!

8. Escándalo por deudas

¡Te pago mañana!

Si dijiste la mentira cubana “te pago mañana” y han pasado semanas, o peor, ¡meses sin pagar! Aguántate que el petate va pa’ arriba de ti. No te vas a salvar… y mira que al cubano le gusta meterse en problemas por dinero y deudas. ¡Pero el miedo al escándalo, ese si no está cuando vas a pedir, pero una vez con deudas, a temblar!

Por 20 pesos le han dado un escándalo a la gente en plena calle y esa es una de las cosas que más atemorizan. Lo que pasa es que a los cubanos les da lo mismo un escándalo que un homenaje, porque es el mismo repertorio con tal de que “me paguen lo mio”

9. Morirse

¡Ñampiti gorrión… cantó el manisero… estiró la pata… se fue pal reparto Boca Arriba !

¿Y quién no? Eso es un miedo generalizado en todo el mundo y Cuba no está a salvo de tenerle terror a que “te lleve la pelona”. Ahora con esta murumba de la pandemia muchos han estado acobardados de que el bicho los contagie, otros están como Juan me tiene sin cuidado

Lo curiosos es que el cubano es bastante atrevido en sus aventuras, y bastante porfia’o en sus malos hábitos. ¡Y después viene la lloradera!

10. A la “seguridad”

¡Yo no se nada… yo no vi nada!

Opinan que es un miedo “sembrado” y otros dicen que es un poco de exageración y dramatismo cubano.

Pero si es cierto que a un cubano, sea dentro o fuera de cuba, se le ponen los ojos redondos y la lengua tropelosa… de pronto se le desata una habladera… ¡aquel tipo es seguroso!

A esto, y a otras cositas más, el cubano le teme, claro que sí, porque es identidad caballero.

Lea esto

El COVID arrebata la vida a dos médicos cubanos en Ecuador

Interesante

Una CUBANA es la nueva líder del Banco Mundial (SU VIDA, AQUÍ)

¡Dime algo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *